BENEFICIOS DE LAS ACTIVIDADES DESARROLLADAS EN EL MEDIO ACUATICO

Efectos en el organismo producidos por las actividades desarrolladas en el agua

– La resistencia que ofrece la masa líquida a los movimientos y el aumento de la superficie de roce, permite graduar el esfuerzo físico.

– El continuo movimiento del agua actúa sobre los músculos, produciendo un enérgico masaje sobre las zonas sumergidas.

– Al realizar el ejercicio en velocidad debemos aplicar mayor fuerza por la resistencia que opone el agua y esto está directamente relacionado con nuestro fortalecimiento muscular.

– Debido al principio de Arquímedes, nuestro organismo pesa menos dentro del agua, las articulaciones y la columna se relajan, los músculos posturales y de apoyo no se contraen y otros grupos, por el contrario, se utilizan con mayor intensidad

– La presión que ejerce la masa de agua sobre la piel (presión hidrostática) estimula y activa la circulación sanguínea y el músculo diafragma, que dirige los movimientos respiratorios, se ve potenciado, pues el ejercicio dentro del agua obliga a una respiración enérgica y regular.

– Mejora el trabajo del corazón, aumenta la capacidad vital pulmonar, favoreciendo el intercambio de oxígeno.

– Proporciona elasticidad a la musculatura, produciendo también una relajación psíquica posterior.

– Ejercita toda la musculatura de nuestra anatomía, pues todos los músculos intervienen en la actividad de flotar.

– Ayuda a perder peso, pues su práctica consume alrededor de 700 calorías por hora.

– Mejora las alteraciones de la columna vertebral, caderas y articulaciones de las extremidades inferiores, dado que muchos ejercicios no necesitan apoyo.